Miguel Ramón Demetrio Faílde Pérez

Miguel Ramón Demetrio Faílde Pérez - Creador del Danzón

El Danzón Cuenta su Historia

Autor: Raúl Martínez Rodríguez

Miguel Ramón Demetrio Faílde Pérez, "Miguel Faílde", nació el 23 de diciembre de 1852 en el pueblo de Caobas, término Municipal de Guamacaro (hoy Limonar).

Su padre, Don Cándido Faílde natural de Galicia, fue su primer maestro de música, con sus conocimientos, permitieron que su hijo a los 12 años, dominara el Cornetín y fuera integrante de la Banda de Bomberos Municipal de Matanzas. Su madre, Justa Pérez, parda libre, natural de Matanzas, una aficionada como intérprete del Trombón. Más tarde Faílde completó sus estudios con el maestro Miguel Jiménez Salazar y sus estudios en armonía y composición con el destacado profesor Federico Pitier del Conservatorio de París.

Aparte de ser un prodigioso intérprete del Cornetín, Faílde tocaba el Contrabajo o la Viola. Existen versiones de que Miguelito Faílde, muy joven aún, era integrante de la Orquesta de baile del clarinetista Faustino Valiente, muy destacado en la ciudad de Matanzas. Pero lo cierto es que en 1871, se funda la Orquesta de "Los Faíldes", en unión de sus hermanos Eduardo y Cándido. Miguel contaba por esa época 18 años de edad.

El primer Danzón que se dio a conocer en esa noche de 1879, se llamó "Las alturas de Simpson", en los salones del club y más tarde Liceo Artístico y Literario de Matanzas y actual Sala White.

Después de Las alturas de Simpson, le siguieron otros danzones: La Bollera , La Malagueña , Los Tirabuzones, Los hijos de Querina, Para La Habana me voy, La Diosa Japonesa , Cuba Libre y otros.

Miguel Faílde no era solamente compositor de Danzones, sino también Danzas, Valses, Pasodobles, Marchas. Así como instrumentaciones para Bandas. Este brillante músico matancero en sus últimos años de su vida los pasó actuando como Contrabajista en el Teatro "Actualidades" en la ciudad de Matanzas, falleció en esta misma el 25 de diciembre de 1921 en la casa situada en Velarde no. 95.

En el Siglo XVIII llegan a la Región oriental de la (especialmente a la ciudad de Santiago) colonos franceses (algunos con sus esclavos) huyendo de las distintas sublevaciones en Haití y Santo Domingo. Aunque por medio de la corte española ya se conocía en Cuba por un pequeño grupo de la aristocracia criolla, el minuet, la gavota, la mazurca, la polka, la contradanza y otras piezas de cuadro, no fue hasta la llegada de los franceses que esos bailes, en especial la contradanza, se hicieron conocidos al resto del pueblo.

Los bailadores con sus cuellos de pajarita, chaleco y saco, y las mujeres con sus corsés sayas, camisones, sayuelas malacoff, polisón se agotaban bailando los bailes rápidos de la época (la contradanza y danza). Tendría que surgir un ritmo no tan sofocante, como recurso, se bailaría el lento y tristón vals tropical o cubano. El danzón surgiría como una necesidad (Osvaldo C. Faílde). La contradanza al acriollarse era interpretada por una orquesta de músicos negros de las denominadas "típicas o de viento", derivadas de las bandas francesas y españolas) que se componían de: cornetín, trombón (de cilindro o pistones), figle o bombardino, clarinete en do, dos violines, contrabajo, timpanis, güirero o calabazo.

Ya a los finales del siglo XIX en la ciudad de Matanzas se bailaba un baile de figura llamado Danzón (de origen alemán) a ese baile se le llamaba también habanera. El danzón a diferencia de la danza era mucho más lento, así como el descanso de las parejas entre uno u otro trío (bailando en parejas sueltas) eso significaba una verdadera bendición con relación a nuestro clima.

El reinado de la contradanza duró más de 30 años, hasta que el danzón la sustituyó, como tendría que forjarse una nueva forma mediante la canalización de todos los elementos sustanciales que se conjuntan en la música folklórica y popular, como vivencia de lo español, lo africano y francés. El danzón o habanera estaba formado por 20 parejas con arcos y ramos de flores y era cantado por todas las parejas.

Para este baile llamado danzón se le pidió a un músico muy joven llamado Miguel Faílde el escribir una música AD BOC. A Miguelito como era conocido, haciendo esta música para este baile se le ocurrió la idea de crear lo que más tarde sería nuestro baile nacional. El aristocrático Danzón.

características de los danzones escritos por Miguel Faílde

El Danzón se escribe en dos por cuatro y consta de tres partes llamadas: paseo o introducción, un primer trío (de clarinete), segundo trío (de violines y un tercer trío (de metales) de sabor muy popular con ritmo marcado y pegajoso.

Pero lo cierto es que el primer danzón llamado "Las Alturas De Simpson", se dio a conocer de manera oficial en la noche del 1ro. de enero de 1879 en los salones del Club de Matanzas más tarde Liceo Artístico Literario. Aunque dicho baile se conocía extraoficialmente años atrás por el resto del pueblo que lo conocía por las distintas giras que ofrecía la orquesta de Miguel Faílde. Por una nieta de Miguel Faílde, Aurora Gómez Faílde, se conoce donde primero se ensayó e interpretó el danzón en la Ciudad de Matanzas en la casa de los Condes de Lunas en el año 1878. La Quinta Luna , como se conoce radica en el Callejón de Gumá entre San Gabriel y Capricho. Su dueño Bellido de Luna, celebraba desde el día 13 de agosto "El Día de Santa Aurora" una fiesta que duraba una semana. Las dos orquestas más famosas de la primera etapa del danzón fueron las de Miguel Faílde y la del habanero Raimundo Valenzuela (1848 - 1905) Trombinista, excepcional instrumentista de danzones con temas de famosas óperas. Fue Raimundo Valenzuela y más tarde su hermano Pablo los que dieron a conocer la orquesta de Miguel Faílde en La Habana , por esa fecha se dieron a conocer danzones de Miguelito como: A La Habana Me Voy, La Malagueña y otros.

Polémica sobre el Danzón

Como bien dice Osvaldo Castillo Faílde en su libro Miguel Faílde "Creador Musical Del Danzón". Más que polémica sobre música y baile era política. Los órganos represivos de la época como La Aurora Del Yumuí, Diario De La Marina , etc., lo calificaban de baile que iba contra la moral y de música de negros, por lo tanto era para los de la raza de color. Por otro lado, sus defensores, periódicos más liberales como: Diario De Matanzas, el Eco De Las Villas, etc., dejaban entrever en sus escritos un reconocimiento musical y cubano y una separación de lo español y lo criollo.

Como se ilustra el Danzón en nuestros diccionarios

Danzón , danza y música surgidas en la década de 1920 en Cuba, que traspasó las fronteras y llegó a México y Centroamérica. Procede de la contradanza y del cinquillo. Se interpreta en compás es de ¬ y se baila en parejas, en donde, como en el tango, el hombre imprime la fuerza y la mujer realiza las florituras. A semejanza del chotis, se baila sobre un espacio reducido, es decir, que no hay grandes desplazamientos.

La música del danzón es, en muchas ocasiones, una adaptación de canciones populares y, a veces, incluso, fragmentos de música clásica. Ello significa que no tiene una melodía propia, sino que son los arreglos orquestales los que imprimen la cadencia al baile.

Se dice que el primer danzón, "Las alturas de Simpson", se tocó en Cuba el 12 de agosto de 1877. Inicialmente lo interpretaban orquestas típicas compuestas por violines, contrabajo, trombón, cornetín, clarinete, trompeta y güiro, con el que se marca el ritmo. Cuando este baile cobró auge surgieron las charangas o danzoneras, en las que no falta el piano, la flauta, el violín, las pailas, el contrabajo y el güiro.

Autores notables han sido: Miguel Faílde, Manuel Saumell, Raimundo Valenzuela, Tomás Ponce y Agustín Lara, entre otros. Entre los intérpretes más conocidos están: la Orquesta Belisario López, Arcaño y sus Maravillas, Acerina y su danzonera y Toña la Negra. Esta danza ha alcanzado gran popularidad en todo el mundo gracias a la película Danzón (1991) de la directora mexicana María Novaro.

enlace a Música